lunes, 21 de abril de 2014

El guerrero y el miedo


Están colocados frente a frente. El guerrero le pregunta:
-¿Me das permiso para entrar en esta batalla contigo?
El miedo le responde:
-Gracias por mostrar tanto respeto al pedirme permiso.
El guerrero volvió a preguntar:
-¿Cómo puedo derrotarte?
Y el miedo replicó:
-Mis armas son que hablo muy rápido y me sitúo muy cerca de tu cara. Entonces te pones muy nervioso y haces lo que te digo. Si no hicieses lo que te digo, no tendrías ningún poder, puedo incluso convencerte con mis argumentos, pero si no haces lo que te digo, no tengo poder.

Pema Chodron

lunes, 10 de marzo de 2014

El Yin y el Yang. La ciencia de la polaridad




Siempre me ha sorprendido lo nítido y sencillo del yin y el yang. La complejidad que supone el estudio del electromagnetismo, el haber llegado a comprender una mínima parte de él y con qué facilidad casi infantil se traduce el fenómeno a través de esta dualidad milenaria expuesta en el antiquísimo “Libro de las Mutaciones”.

Yin y Yang, fuerzas complementarias y  a la vez opuestas, los polos: negativo y positivo. Las cargas que representan además lo femenino y lo masculino. El + femenino y – masculino  que caracterizan tanto a la molécula como a toda unidad y la compensación eléctrica. El + y el – del espacio y de los espacios. 

Espacios, cuerpos, universo… Todo; dos fuerzas que representan la interacción constante. De ahí los opuestos, no puede existir un acto, una cosa, un concepto  por separado, requiere el opuesto para ser, para funcionar y ser comprendido.  Lo binario,  un cuerpo que necesita un espectro  para compensar. La materia y su antónimo.

Esta interdependencia la representaron  con una cimiente negra en la parte blanca y viceversa: el símbolo de la Gran Polaridad. El blanco y el negro con connotaciones científicas impresionantes.

miércoles, 22 de enero de 2014

Desprendimiento emocional. Ruptura







Dalbe ¿Que te sucede, hijo?

Caleb, he vivido una situación que surgió de golpe, como una erupción. Y no sé si estoy perplejo, triste...
No puedo explicarte mi estado.

¿Y cuál ha sido esa situación?

Estaba muy unido a una persona, formaba parte de mi vida diaria; un noche, inexplicablemente, obró de una manera que no pude entender, algo para mí irreflexivo y sin consultar.
Esa persona había variado en unas horas, era otro ser diferente, irreconocible.

¿Y qué te pasó, te ofendiste, te molestaste?

Reaccioné como herido si saber si era adecuado, pero era lo que sentía. Entonces esa persona, se fue. Dijo nunca más.

Lo dejé estar, el tiempo es el que siempre habla y pone las cosas en su sitio, como me dijiste siempre Caleb. Pero, en lugar de definirse, de luchar por una cosa u otra, iba dejando rastros para herir. Y cerró todas las puertas.

Hizo mal Dalbe, no se deben tomar decisiones importantes en esas circunstancias, hay que dejarlas para después, cuando o bien se produzca el reencuentro o el dolor de la ruptura haya cedido.

A esa persona que rompió, que dejó de comportarse con el respeto del intercambio, alejándose así sin compartir , rompiendo el compromiso de contar para todo, lo bueno, lo malo, lo desagradable, debes intentar seguir comprendiéndola en la distancia, porque tampoco sabes bien aún con qué contribuiste para el suceso. Comprender que tiene un conflicto fuerte que no le permite discernir y seguir contigo en la fe que se había fundamentado en lugar de jugar al gato y al ratón.

Y tú, deja de luchar, de resistirte, no aumentes el dolor, trata de disiparlo manteniendo tu esencia, ella será tu salvavida. Renuncia a lo mezquino de las cosas y de ti y sigue con el corazón abierto, el amor tiene que continuar.

“El amor es sabio, el odio es simple.” Bertrand Russell
Impregnate de esta frase y utilízala.

*****

Dedicado a todos los que estén pasando por desprendimientos emocionales, rupturas.
Si la unión es sólida para ambos nada puede con ella, si se rompe es que nunca hubo la unión indispensable para mantener intacta la relación o que esa relación está en un proceso de cambio como en el caso de padre e hijos, por ejemplo

Hay que pasar por un tiempo de dolor, depende de la fuerza que mantenía dicha relación y saber que siempre se sigue, que siempre hay futuro.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Escarabajos rhizotrogus. Diálogo con el destino


Dos escarabajos rhizotrogus en una semana. Fuera de su hábitat caminaban rápido y con una ruta establecida.

Recogí el primero que andaba entre la cerámica interior, lo miré y lo llevé a su sitio.

El siguiente no sé si era él u otro y mi pregunta era qué estaba intentando comunicar.

Comen raíces. Presté atención a las generaciones humanas constructoras de raíces y que se van quedando en eso, siempre echando más y más y para qué, llegan a ser tantas que se quedan ahí enterradas, es así como consumimos para ellas y empobrecemos la extensión.

Llega un momento en nuestras vidas que es necesario ir consumiéndolas, vivir de ellas y no seguir buscado encima y echando más. Porque al final nuestro ser se va en raíz y no crecemos sino hacia adentro, hacia lo enterrado.

martes, 8 de octubre de 2013

Ataques-Celos-Provocacion-Tiempos difíciles


Constantemente hay períodos difíciles con provocaciones, casi siempre involuntarias, de unos que intentan minar la determinación de otros.

Digo generalmente involuntarias, porque las presiones sociales, de salud, económicas y diversos efectos telúricos o universales, afectan más a unos que otros o crean mayor agresividad, por lo que necesitan canalizar, generalmente hacia los que les rodea y sobre todo a aquellos que aún mantienen el equilibrio y no se dejan arrastrar tan fácilmente por las circunstancias.

Estamos atravesando por uno de ellos y se pueden observar distintos fenómenos: irritabilidad, provocación,  inmovilidad, robotismo.

Para aquellos que pueden observarlo y que están dentro de una cierta estabilidad y fuerte necesidad de poder creativo, lo importante es que permanezcan tranquilos y apartarse lo más posible de dichas provocaciones.

Son tiempos para aprender sobre uno mismo y lo que se es capaz de superar a pesar de estar rodeados por muchos que no desean el progreso o no les interesa o necesitan llamar la atención.

Pero tengamos en cuenta que esa conducta difícil puede ser tanto de otros como estar en nosotros mismos...

sábado, 12 de enero de 2013

Miedo


Quisiera decir algunas palabras acerca del miedo. Es el único y auténtico adversario de la vida. Sólo el miedo puede vencer a la vida. Es un contendiente traicionero y perspicaz, y bien que lo sé. Carece de decoro, no respeta ninguna ley, ningún principio. Te ataca el punto más débil, que siempre reconoce con una facilidad infalible. Empieza con la mente, siempre. Estás tranquilo, sereno y feliz y al poco rato el miedo, ataviado con la vestimenta de duda afable, se te cuela en la mente como un espía. La duda se encara con la incredulidad y la incredulidad trata de expulsarla.

Sin embargo, la incredulidad es un mero soldado de infantería desprovisto de armas. La duda la elimina en un santiamén. Te inquietas. La razón viene a luchar por ti. Te tranquilizas. La razón está bien equipada con armas de última tecnología. No obstante, de forma asombrosa, a pesar de contar con unas tácticas superiores y un número de victorias aplastantes, la razón se queda fuera de combate. Te sientes debilitar, flaquear. La inquietud se torna terror.

El miedo entonces acomete contra el cuerpo, que ya se ha dado cuenta de que algo va horriblemente mal. Los pulmones ya han salido volando como un pájaro y las tripas se te han escurrido como una serpiente. Ahora la lengua se te cae muerta como una zarigüeya y la mandíbula empieza a galopar sin poder avanzar. Ensordeces. Los músculos te tiritan como si padecieras de malaria y las rodillas te tiemblan como si estuvieran bailando. El corazón se pone demasiado tenso y el esfínter se pone demasiado relajado. Y lo mismo ocurre con el resto del cuerpo. Cada parte de ti, de la forma que más le convenga a ella, se te desmonta. Lo único que sigue funcionando bien son los ojos. Ellos sí que le prestan la atención debida al miedo. Te ves tomando decisiones precipitadas de forma atropellada. Despides a tus últimos aliados: la esperanza y la fe. Y ya está, tú mismo te has derrotado.

El miedo, que no es más que una impresión, ha triunfado sobre ti. Es una cuestión difícil de plasmar con palabras. Pues el miedo, el miedo de verdad, el que te sacude hasta los cimientos, él que sientes cuando te encuentras cara a cara con la muerte, te corroe la memoria como la gangrena: intentará cariarlo todo, hasta las palabras que pronunciarías para hablar de él. Tienes que luchar a brazo partido para alumbrarlo con la luz de las palabras. Porque si no te enfrentas a él, si tu miedo se vuelve una oscuridad muda que evitas, quizás hasta olvides, te expones a nuevos ataques de miedo porque nunca trataste de combatir el adversario que te venció.

Vida de Pi
Yann Martel

domingo, 6 de enero de 2013

Necesito una idea

Que no se rompa el huevo

-Necesito una idea y mucha ilusión.
-Tendrá que pagar con esfuerzo y perseverancia.
-Trato hecho.

De Este jueves... relato

(Si se rompe el huevo, adquirir o crear otro inmediatamente.)