lunes, 10 de marzo de 2014

El Yin y el Yang. La ciencia de la polaridad




Siempre me ha sorprendido lo nítido y sencillo del yin y el yang. La complejidad que supone el estudio del electromagnetismo, el haber llegado a comprender una mínima parte de él y con qué facilidad casi infantil se traduce el fenómeno a través de esta dualidad milenaria expuesta en el antiquísimo “Libro de las Mutaciones”.

Yin y Yang, fuerzas complementarias y  a la vez opuestas, los polos: negativo y positivo. Las cargas que representan además lo femenino y lo masculino. El + femenino y – masculino  que caracterizan tanto a la molécula como a toda unidad y la compensación eléctrica. El + y el – del espacio y de los espacios. 

Espacios, cuerpos, universo… Todo; dos fuerzas que representan la interacción constante. De ahí los opuestos, no puede existir un acto, una cosa, un concepto  por separado, requiere el opuesto para ser, para funcionar y ser comprendido.  Lo binario,  un cuerpo que necesita un espectro  para compensar. La materia y su antónimo.

Esta interdependencia la representaron  con una cimiente negra en la parte blanca y viceversa: el símbolo de la Gran Polaridad. El blanco y el negro con connotaciones científicas impresionantes.