lunes, 21 de abril de 2014

El guerrero y el miedo


Están colocados frente a frente. El guerrero le pregunta:
-¿Me das permiso para entrar en esta batalla contigo?
El miedo le responde:
-Gracias por mostrar tanto respeto al pedirme permiso.
El guerrero volvió a preguntar:
-¿Cómo puedo derrotarte?
Y el miedo replicó:
-Mis armas son que hablo muy rápido y me sitúo muy cerca de tu cara. Entonces te pones muy nervioso y haces lo que te digo. Si no hicieses lo que te digo, no tendrías ningún poder, puedo incluso convencerte con mis argumentos, pero si no haces lo que te digo, no tengo poder.

Pema Chodron